Sin categoría

I turned into a rabbit for 10 days.

12509232_948521678572187_5840524504139316419_n

Todo partió mientras estaba en mi trabajo de procrastinadora de tiempo completo, donde comienzas convencida de que será un día productivo a tope pero terminas viendo perfiles en Facebook de la prima de la amiga de la amiga de tu amigo, leyendo una reseña de un día en la vida de Kendall Jenner, viendo vídeos de cómo hacer un papel tapiz para la oficina que no tienes pero además el algoritmo de youtube lee perfectamente el subconsciente y llega en donde están plasmados mis goals 2016 y uno de ellos es: bajar veinticinco kilos. Así que me llevó a un canal crudivegano, hecho por una chica de veintisiete montada en un positivismo tremendo que hasta le perdonas la voz que tiene y además está guapísima, entonces de entrada: sí a todo.

En resumen; me pueden hacer cocowash instantáneo si son visualmente atractivos decidí tomar el reto vegano de diez días porque llevábamos once días de enero, todavía estaba latente el que podía lograr absolutamente todo.

Vengo a mostrarles dos versiones: la resumida sarcástica de Twitter y la extensa en donde me monto en el papel de barbie científica.

Captura de pantalla 2016-01-30 a las 4.48.07 p.m.Captura de pantalla 2016-01-30 a las 4.52.20 p.m.Captura de pantalla 2016-01-30 a las 4.52.44 p.m.

Captura de pantalla 2016-01-30 a las 4.48.47 p.m.

En el camino de este largo proceso vamos a toparnos gente con comentarios negativos e ignorantes y que además te van a poner un trozo de carne en la cara, neta muéranse. Sobretodo porque en los tres primeros días el menú no incluía nada sólido y todo parecía muy desalentador. Comencé a cuestionarme el para qué vivir pero pues al final terminé abrazando mi botella de litro con el licuado detox del día junto con mis lágrimas orgánicas libres de organismos genéticamente modificados, sin azucares refinados y sin gluten.

Significó básicamente cambiarlo todo, mi mente como siempre se había programado para lo peor. Sin embargo dejé de despertar cansada, las ganas de hacer ejercicio llegaron solas y no sentía hambre. Por lo tanto llevar una alimentación basada únicamente en frutas, verduras y leguminosas me ponía más contenta que la dosis de fluoxetina al día porque había eliminado alimentos que tienden a deprimirte: embutidos, alcohol, abuso de proteína animal, edulcorantes artificiales, etc. Además no me daban mareos repentinos como me sucede con otros planes alimenticios que he llevado en mi obesa vida; pasar hambre para perder peso y quererte un poquito más es una de las grandes estafas de todos los tiempos, porque perdí tres kilos en estos diez días.

Resulta obvio porque no consumía grasas, hacía ejercicio, dormía ocho horas. Sin embargo la ingesta calórica era más elevada en comparación con las calorías que mi cuerpo requiere para perder peso. La pérdida previa de treinta kilos me respalda para convertirme en mi propio nutriólogo y mi obsesión compulsiva por querer recordar datos me han llevado a conocer el contenido calórico de una amplía lista de alimentos, junto con su aporte nutricional. Así que cuando terminaron los diez días lo primero que quise consumir fue: carne y huevo. Proteína animal, ven a mí.

Generalmente cuando se habla de amenazas para el medio ambiente nunca se piensa en comida, pero las actividades agropecuarias son uno de los factores que más contribuyen al cambio climático, porque emiten más gases de efecto invernadero que todos los coches, camiones y trenes juntos. Entonces, ser carnívoro contamina más que tener un auto, pero tengo otra mala noticia. Tanto la agricultura como la ganadería aceleran la pérdida de biodiversidad. Cuando se despejan praderas, se talan bosques para destinar el suelo a usos agropecuarios, perdemos hábitats de vital importancia, por lo que estas actividades son uno de los principales mo­tores de la extinción de especies salvajes.1

Me queda claro que si se impulsa una mayor demanda de carne, huevos y lácteos se incrementa la presión para producir maíz y soja destinados a piensos para el ganado, por lo tanto las dietas con mayor componente animal nos obligarán a duplicar la producción agrícola y esto sería desastroso. Por tanto, recomiendo la adopción de una dieta menos carnívora.

Esto no significa que estoy en contra de los vegetarianos, veganos o esta tendencia crudivegana, me quedó claro que sí es saludable, te sientes bien, puedes perder peso pero mis necesidades proteicas son más altas y me niego a los suplementos. Quiero, exijo y merezco proteína animal porque me gusta, es alta y calóricamente adecuada. Eliminar los productos de origen animal no es una solución, tenemos que encontrar un equilibrio, de mi parte decidí consumirlos tres veces por semana en cantidades moderadas.

Los invito a que tengamos una postura más sólida en el papel de quiero cambiar el mundo y si no, pueden aplicar el plano cartesiano de la tolerancia; me pueden apoyar, entender, respetar y si no piensan como yo pero además les caigo mal; ya saben cuál es la respuesta.

That’s all folks, do your squats, eat your vegetables and don’t let people be mean to you.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “I turned into a rabbit for 10 days.

  1. Tienes que ser mi coach de vida tipo ya. Llevo un tiempo deprimida y a pesar de estar bajo tratamiento mi pesimismo no parece irse, pero leer un post asi me motiva como no tienes idea porque: 1. tal vez eso que dices de la ingesta de embutidos y carnes no ayuda a que yo mejore.”, 2. tu actitud la necesito, imponerte cosas como un reto y un logro, ñiiñiñiñi I love it! Quisiera poder meter en mi cabeza ese “veganalifestyle” pero si tan solo deje de comer avena unos meses y ahora me tengo que OBLIGAR y tratar de no sufrir cuando la como. En fin, creo que divago, me encantó este post, you go! ignora a los haters porque hay gente como yo que si aprecia tu opinión y a pesar de que cueste entrar en esa vida es admirable y respetable. Muchos besos :3

    Le gusta a 1 persona

    • Me ha dado mucha ternura y risa el término “coach de vida”, pero sin duda me ofrezco a ayudarte. Actualmente no me están medicando pero llegué a estarlo y sin duda prefiero esta vida, en donde a partir de la alimentación, ejercicio y alejada de gente tóxica encuentras estabilidad. Cuando decides adoptar un cambio en tu vida necesitas enlistar las razones de porqué lo quieres, ser constante y paciente. También es importante que lo comuniques a los que están cerca de ti, porque a muchos les importa un cacahuate y seguirán exponiéndote a todo lo que no quieres. A mí me tomó años aceptar que merecía una vida así, algunos días se me olvida y vuelvo a los rincones oscuros pero sé que no quiero volver, entonces sigo. Si lo que quieres es empezar por comer saludable, hazlo poco a poco, una semana deja una cosa y en la siguiente otra, entonces ya serían dos, así sucesivamente. Hay tantas cosas que se pueden comer con un contenido calórico bajo, el veganlifestyle me gusta pero no es algo que quiero ahora, porque sí me gusta la carne así que voy a comerla con moderación. Pequeños cambios en tu vida te acercan a la tranquilidad, he encontrado este “30 day minimalism challenge” que me muero de ganas por comenzar ya: https://40.media.tumblr.com/1b5dbe69c9de45c6ddd2f5368e154ecd/tumblr_o2d7j4T2SU1r9u6w3o1_540.jpg, si necesitas algo estaré aquí, te mando un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s